Arquilecturas. Housing by people.

Publicado: 26 enero, 2013 en Artículos

housing_by_people_001

Housing by People: Towards Autonomy in Building Environments

John F.C. Turner
Marion Boyards Publishers, 1976
 
El inglés John F.C. Turner (1927) es uno de esos arquitectos con una trayectoria atípica. Formado en la Architectural Association de Londres (1949-1954), se trasladó a Perú en 1957 donde permaneció hasta 1965 llevando a cabo labores de asesoría en los asentamientos y barriadas de los poblados peruanos.
 
Desde entonces y durante más de cuarenta años, se ha dedicado a promover la causa en favor de la vivienda auto-gestionada, dando a conocer al primer mundo los valores de la arquitectura informal por medio de sus escritos, enseñanza y trabajo de consultoría.Gracias a sus aportaciones y las de otros, la cultura arquitectónica, que hasta los años 70 había concentrado su actividad en dar servicio a unos privilegiados, entendió que miles de personas vivían en barrios autoconstruidos carentes de cualquier servicio básico. Housing by people, publicado en 1976 por la editorial Marion Boyars y ya en su cuarta edición, recoge los puntos clave de su legado teórico.En síntesis, sus planteamientos son resultado de dos influencias. Por un lado, la de Patrick Geddes -en concreto el libro Cities in Evolution-, que en la línea de Lewis Mumford y posteriormente Jane Jacobs, planteaba un análisis holístico de las ciudades más allá de la forma urbana, en su verdadera dimensión social, económica y geográfica, como organismos con vida propia en continua evolución. Por otro, su afinidad a la ideología anarquista que compartía con otros amigos e intelectuales del momento, como Ivan Illich, Paul Goodman o el también arquitecto Colin Ward, autor del prólogo del libro. Todos ellos, desde distintos ámbitos, criticaban las sociedades basadas en sistemas heterónomos totalitarios y controladores, administrados centralmente y dependientes de estructuras jerárquicas consumidoras de gran cantidad de recursos.

En el campo concreto de la vivienda, Turner reprochaba la actitud simplificadora del Estado que, con grandes estructuras piramidales sin acceso a recursos locales, producía soluciones estandarizadas de forma masiva –mass housing-, insostenibles social y económicamente por su incapacidad para reconocer la infinita variedad de situaciones personales y familiares de cada contexto concreto. Como alternativa, Turner demandaba la descentralización de esta producción mediante sistemas flexibles administrados localmente, con capacidad de suministrar diversidad de forma autónoma. Su crítica debe entenderse en el contexto de las políticas desarrollistas instauradas en América latina en los años 70, basadas en el desarrollo económico y el productivismo, que otorgaban al estado un papel protagonista como organismo benefactor y proveedor de bienes y servicios.

Con estas premisas, el libro comienza con una crítica a los criterios cuantitativos establecidos habitualmente en la valoración del alojamiento, proponiendo como alternativa analizar el valor de la vivienda por lo que hace en lugar de por lo que es; en otras palabras, por su valor de uso y potencialidad en lugar de por su calidad material y valor de cambio. Los parámetros propuestos tenían que ver con la localización, la accesibilidad a servicios básicos, dotaciones y medio de sustento, el régimen de tenencia y la posibilidad de transferibilidad, la posibilidad de transformación o evolución, la adecuación a requerimientos espaciales y posibilidades económicas concretas, la seguridad, el confort o la intimidad; cuestiones todas de carácter personal, dependientes de recursos o circunstancias locales y variables en el tiempo.

En base a estos parámetros y mediante el análisis de una selección de casos de estudio, Turner demostraba las dificultades para responder y gestionar estos criterios desde un sistema de producción de la vivienda centralizado –al menos de una forma directa e individual eficaz- argumentando que eran cubiertos de forma más adecuada en los grupos de favelas autónomos, que en los polígonos de vivienda planeados desde el Estado. Aceptando el papel necesario del Estado como facilitador y regulador de algunos recursos básicos como el suelo, la infraestructura de servicios o la financiación, consideraba indispensable el acceso y aprovechamiento de los recursos locales y personales como la involucración de los usuarios, la mano de obra, la tecnología local, la capacidad de organización autónoma, la reutilización de materiales, la posibilidad de establecer comunidades, la imaginación, etc.

Casi cincuenta años después de su publicación, la problemática retratada en Housing by People sigue siendo totalmente actual, especialmente si consideramos el grave problema de acceso a la vivienda provocado por el crecimiento de la población urbana y las crecientes desigualdades sociales, y el consumo acelerado de nuestros recursos naturales causado por las dinámicas económicas derivadas la globalización y el capitalismo productivista. En este contexto, en el que la ciudad informal es una realidad inevitable y la apuesta por una economía y desarrollo sostenible una necesidad ineludible, la propuesta de Turner merece una revisión obligada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s