ARQUILECTURAS. La vigencia de los Soportes.

Publicado: 8 enero, 2012 en Artículos

 Soportes: una alternativa al alojamiento de masas
Nicholas John Habraken
Alberto Corazón Ediciones, 1975

 

Publicado en Holanda en 1962  por primera vez, el libro “Soportes: una alternativa al alojamiento de masas”,  de N. John Habraken,  fue  posteriormente editado en España en 1975 por Alberto Corazón, con traducción, prólogo y apéndice de Fernando R. Moliner.

Por aquella época, Europa pasaba por una importante escasez de viviendas, ya que innumerables construcciones habían sido destruidas durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. El texto de Habraken es, en buena medida, una crítica sobre las construcciones repetitivas, masivas y homogéneas que se edificaron en la posguerra para paliar esa escasez y que todavía hoy sirven de vivienda a miles de personas en nuestras ciudades.

El argumento del libro se desarrolla partiendo de una cuestión fundamental. Según Habraken, el problema principal de la arquitectura residencial es que es construida para personas que nunca tendrán la más mínima oportunidad de tomar decisiones básicas sobre el entorno habitable en el que pasarán gran parte de sus vidas. Con este planteamiento como base, la primera parte del ensayo transcurre con un análisis sumamente minucioso en el que, con gran sutileza, el autor va exponiendo las carencias que el alojamiento de masas presenta, criticando con dureza la exclusión del usuario del proceso de producción de la vivienda y las implicaciones a nivel social, urbano y económico de esta falta de participación.

Frente a la idea de la vivienda como un producto de consumo, repetitivo y acabado en el que el usuario es alojado, Habraken propone el concepto de la vivienda como proceso. La vivienda es entendida como una acción, la suma de acciones y decisiones del usuario dentro de un determinado marco, valores que el alojamiento de masas niega y reprime. En definitiva, Habraken sitúa al habitante en el centro del debate sobre nuestro entorno construido, demandando su participación como necesaria para restaurar el orden natural por el cuál nuestro entorno evoluciona y se transforma y en el que, hasta la aparición del movimiento moderno y el alojamiento de masas, la ciudadanía jugaba un papel principal al determinar el carácter de su vivienda.

Sin embargo, el libro no se limita únicamente a exponer su censura sobre la situación del momento, sino que incluye una propuesta específica como alternativa –las estructuras de soporte-, que es desarrollada en su parte final. Esta se basa en identificar dos niveles de control y de toma de decisiones dentro de un edificio de vivienda colectiva, separando lo que permanece, la parte colectiva del edificio controlada por la comunidad –lo que depende estrictamente de las ordenanzas, la estructura, las instalaciones y las aberturas– es decir, el soporte, de lo que cambia: la unidad de vivienda controlada por el usuario.

De acuerdo con Habraken, en una primera fase el Estado proveería estas infraestructuras, que serían proyectadas en base a las necesidades de la comunidad y, posteriormente, se diseñaría cada unidad de vivienda en función de las necesidades del usuario. De esta forma, la identificación y separación del proceso en estas dos fases o momentos constructivos, y la inclusión del usuario como participante activo en el mismo, permitiría dar cabida a sus necesidades específicas y particulares exigencias espaciales o de acabados.

A partir de las ideas esbozadas en este libro, se creó en 1964 el SAR (Stichting Architecten Research), que, dirigido por Habraken, se dedicó a su desarrollo y puesta en práctica hasta los años noventa. En 1992, la trayectoria del SAR, que se había dedicado exclusivamente a la investigación, se dio por concluida y se creó una nueva organización llamada Open Bulding, que hoy en día promueve la realización de proyectos de este tipo, al mismo tiempo que continúa con su labor investigadora.

Cincuenta años después de su publicación, decir que este libro continúa siendo vigente es poco. En un contexto dominado por importantes cambios sociales y tecnológicos, en el que los sistemas de vida y las formas de comportamiento se encuentran en continua evolución, el modelo de vivienda actual tiene que asegurar una tipología abierta y flexible, capaz de dar respuesta a la diversidad y el cambio que caracterizan nuestro tiempo.

Pero no solo se trata de eso. La crítica por las repercusiones a nivel social y urbano del alojamiento de masas –todavía hoy dominante-, las reivindicaciones sobre el alojamiento como práctica democrática, la apología del valor de uso de la vivienda y el derecho a que el usuario tome decisiones sobre lo que en primera instancia le concierne, en definitiva, el argumento y motivos del libro, son hoy día más urgentes que entonces.

Con cierto carácter rebelde y provocador, y un punto ingenuo y soñador -pero a la vez esperanzador- propio de los años sesenta, el libro Soportes se presenta como un texto fundamental para entender y dar respuesta a la complejidad de la vivienda en los comienzos del siglo XXI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s