ARTICULO PARA RECICLAJES URBANOS. El Concepto de Soporte.

Publicado: 26 diciembre, 2011 en Artículos

El pasado mes de Octubre fue invitado a colaborar con el grupo de investigación Reciclajes Urbanos, dentro del proyecto “100 conceptos – Glosario de reciclaje urbano”.  Mi contribución  consistía en definir brevemente  el concepto de Soporte a nivel urbano y sus implicaciones en la transformación de nuestro entorno construido.

El objetivo de esta estupenda iniciativa, es el de generar una recopilación de terminología española actualmente utilizada en los medios de comunicación y en la calle, aplicable de forma específica a la regeneración urbana. Con ello  se pretende aportar colectivamente un instrumento de utilidad en la difusión de conceptos asociados a las buenas prácticas de transformación del entorno construido para un mejor futuro de nuestras ciudades. Aquí os dejo el enlace a la web de Recolectores, el vídeo final con las presentaciones y mi artículo sobre el concepto de Soporte.

http://www.reciclajeurbano.es/

http://www.youtube.com/watch?v=eEnjTwNrxMw

 

Nuestro entorno edificado -los edificios de viviendas y por extensión nuestras ciudades-, es un organismo con vida propia, un proceso interminable de cambio regido por leyes difíciles de controlar y predecir, y que sirve a las necesidades del ser humano únicamente si es posible su actualización y transformación parte por parte. Para que esta continua renovación sea posible, se hace necesario identificar distintos  niveles de intervención y ciclos de vida en sus componentes; un urbanismo y una arquitectura capaz de separar lo que permanece de lo que cambia.

Entre estos niveles o escalas de intervención encontramos el territorio, la ciudad, el vecindario, la manzana, los edificios (estructuras de soporte), las unidades de vivienda y por último el mobiliario. Cada nivel de intervención implica una esfera especifica de toma de decisiones, control y responsabilidad y sirve a su vez de contexto y base para otros niveles que actúan y operan bajo el. En términos sencillos, niveles de mayor orden funcionan de manera independiente a los de menor orden que por el contrario operan de acuerdo a las oportunidades o limitaciones establecidas por los niveles superiores.

En base a estos criterios fundamentales que rigen nuestro entorno construido, surge el concepto de Soporte, inicialmente articulado por el arquitecto holandés John Habraken en su libro Soportes; una alternativa al alojamiento de masas, publicado en Holanda en 1962. En él, se presenta un cambio de paradigma respecto a cómo la vivienda se concibe, apuntando a tres cuestiones básicas como aspectos fundamentales a considerar en el proyecto de vivienda colectiva del siglo XXI; la vivienda debe ser diversa, debe aceptar la posibilidad de cambio y transformación, y debe incluir al usuario como parte del proceso de toma de decisiones.

Para este cometido, la propuesta de Habraken se basaba en un concepto fundamental: separar aquello inamovible, fijo y colectivo que hay en un edificio de vivienda colectiva –lo que depende estrictamente de las ordenanzas, la estructura, los accesos y núcleos de comunicación, las instalaciones y las aberturas–,es decir, el soporte o infraestructura (base building),de lo que puede ser transformable y puede depender del usuario, como las divisiones interiores, los armarios y las piezas y equipamiento de las cocinas y baños, es decir, las unidades separables o relleno (infill). De esta manera, separando del proceso de producción de la vivienda en estas dos fases o momentos constructivos e introduciendo al usuario como participante activo en el mismo, seria posible dar cabida a sus necesidades específicas y particulares exigencias espaciales o de acabados.

La estructura de Soporte es entonces la parte del edificio controlada por la comunidad y que pertenece al contexto social, cultural y demográfico concreto en el que nos encontramos. Dicho Soporte es capaz de contener un número determinado de viviendas de diferentes tamaños y distribuciones que responden a las necesidades particulares de cada habitante.

Un Soporte por tanto no es una estructura neutra o definida únicamente en términos técnicos, sino que posee unas cualidades espaciales específicas que potencian y sugieren diferentes formas de habitar. El potencial de una estructura de Soporte no se mide por tanto por la posibilidad de dar una respuesta satisfactoria a un programa de necesidades concreto, sino por su idoneidad para dar respuesta a diversos usos y necesidades, generando una amplia gama de distribuciones posibles. En otras palabras, su capacidad para responder a lo impredecible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s