ARTICULO LA CIUDAD VIVA. Solids.

Publicado: 9 octubre, 2011 en Artículos, La ciudad viva

Infografía exterior Solid Oud West

Infografía exterior Solid Oud West

Para esta tercera entrega sobre Open Building voy a hacer referencia al proyecto Solid Oud West, un complejo residencial actualmente en construcción en Amsterdam. Con  el análisis de este proyecto se pretende exponer una serie de procedimientos poco explorados en la forma convencional de proyectar viviendas, pero  que por otro lado son habituales en otras tipologías edificatorias como las oficinas o los espacios comerciales.

Solids, the floor is yours. La planta libre y los dos momentos constructivos.

El edificio Solid 11, diseñado por el estudio de arquitectura de Tony Fretton y actualmente en construcción, se encuentra situado en el  barrio Oud West cercano a Vondelpark, una zona céntrica de Amsterdam caracterizada por la mezcla de usos y una incesante actividad. El conjunto está formado por dos robustos cuerpos de ladrillo, separados por un gran  patio central de uso colectivo que actúa como elemento de entrada  en relación de continuidad con la calle. Desde este espacio central se accede a los dos núcleos de comunicación verticales situados en el centro de cada volumen y que conectan con los pisos superiores y la cubierta ajardinada.

Solid en construcciónSolid en construcción

El proceso de construcción del complejo se dividió en dos fases, limitándose la labor del arquitecto en la etapa inicial al diseño de los elementos comunitarios. De esta forma, la planta queda definida por el perímetro exterior, un cerramiento neutro de ladrillo compuesto por huecos de suelo a techo, los núcleos de comunicaciones, y los patinillos de las instalaciones que facilitan el abastecimiento a cada vivienda particular. La estructura de hormigón prefabricado, se resuelve en cada cuerpo se mediante un eje central de pilares  que se agrupa con las cajas de instalaciones (patinillos) y dos ejes laterales ocultos en el cerramiento exterior. La crujía de cada volumen es de dieciséis metros y se salva mediante dos losas transversales de hormigón prefabricado que se apoyan en las jácenas del perímetro exterior y del eje central mencionado. Este sistema de grandes luces, permite dotar a la planta de una gran libertad espacial, evitando la aparición de elementos estructurales intermedios y favoreciendo una distribución interior flexible.

Del mismo modo, la generosa altura entre plantas (3,5 metros) permite acomodar el falso suelo para la canalización de las instalaciones lo que facilita una posición libre de la cocina y baños, al mismo tiempo que  generar una altura libre final de 3 metros adecuada para el uso de trabajo y comercio. De esta forma, mediante el sobredimensionado de algunos de los elementos infraestructurales, el edificio permite dar respuesta a diversos usos según las necesidades cambiantes a lo largo de la historia del edificio.

Interior de las viviendas antes de ser compartimentadoInterior de las viviendas antes de ser compartimentado

El resultado final  de esta primera fase, es una planta libre que recuerda en gran medida a la de un edificio de oficinas previo al alquiler de los espacios por cada uno de los arrendatarios. Un solar diáfano optimizado al máximo y en el que el usuario en una segunda fase constructiva dispondrá las compartimentaciones, acabados e instalaciones según sus necesidades y posibilidades económicas. Este segundo momento constructivo se repetirá a lo largo de la vida útil del edificio, cada vez que las necesidades del usuario cambien.

Para esta segunda etapa, la asignación de los espacios se llevará a cabo mediante un sistema on-line,  por el cual cada futuro inquilino puede elegir la cantidad de metros cuadrados que necesite y la posición de la vivienda en el conjunto. Una vez los metros cuadrados han sido asignados, los espacios son entregados a los usuarios como “cáscaras” vacías. Estas “cáscaras” incluyen la separación y aislamiento con las unidades colindantes, al igual que las tomas de abastecimiento para las instalaciones, pero no disponen de ningún tipo de partición interior ,puertas, baños, cocina o equipamiento específico.

Planta tipo sin compartimentar. Solid Oud WestPlanta tipo sin compartimentar. Solid Oud West

El diseño y construcción del interior de la vivienda corre por tanto a cargo del propio habitante. Para ello, el promotor (la asociación de viviendas Stadgenoot), pone a disposición del usuario diferentes posibilidades, ofreciendo un servicio completo de  proveedores de equipamiento, diseñadores y decoradores, que aportan soluciones integrales de proyecto de interiores a distintos niveles económicos según sus necesidades. Del mismo modo, si así lo prefiere, el usuario puede optar por buscar su propio arquitecto, subcontratando el equipamiento, decoración etc… En definitiva, este planteamiento en dos fases abre una gran variedad de posibilidades para el usuario de cara a abordar esta segunda etapa, permitiéndole “acabar” su vivienda según sus preferencias y posibilidades económicas.

Planta baja compartimentada. Solid Oud WestPlanta baja compartimentada. Solid Oud West

Desde el punto de vista de la gestión, cabe reseñar como estos dos momentos constructivos se encuentran igualmente vinculados a dos niveles de control y tenencia en el proyecto (igual que en los edificios de oficinas). En un Solid el promotor es propietario de la infraestructura y por lo tanto responsable de su cuidado y mantenimiento a lo largo del tiempo, y el usuario es propietario de su unidad de relleno  (particiones, equipamiento y acabados), alquilando su parte de Solid para uso y disfrute durante un número acordado de años. Este sistema de tenencia permite al promotor hacer una inversión inicial a largo plazo, que recupera gracias a los alquileres de los arrendatarios a lo largo del tiempo.  Una estimación de costes realizada previamente al inicio del proyecto, muestra de forma realista como la inversión inicial en flexibilidad resulta rentable gracias a la reducción en costes de mantenimiento, reformas y transformaciones durante la vida útil del edificio.

A modo de reflexión. Viviendas y oficinas.

El análisis de este proyecto sirve para exponer una serie de planteamientos que pueden suponer una alternativa al diseño “convencional” en vivienda colectiva. Ignacio Paricio explica en su libro “La vivienda contemporánea, programa y tecnología”.

Si el proyecto de la vivienda, como soporte, sin compartimentar, como una caja, fuera un objeto de diseño, la organización general de las instalaciones, la localización de los elementos estructurales, la forma del perímetro y hasta la calidad espacial de la vivienda serían mejores, y las posibilidades de otras compartimentaciones o de otros usos no residenciales serían más amplias.

Es sorprendente la dificultad que tenemos los proyectistas para plantearnos la vivienda en estos términos, cuando esta aproximación es tan habitual en los edificios de oficinas donde la relación superficie-perímetro, la centralidad del acceso, el orden y el grado de la malla estructural y la localización de las instalaciones forman un único nivel del proyecto.1

Sin embargo, el diseño no parece ser el único punto de interés en la comparación entre viviendas y oficinas. La división del proceso en dos fases y el “sistema de tenencia “ anteriormente descrito, parecen igualmente  procedimientos que podrían tener cabida en un nuevo modelo de gestión del hábitat, y que facilitarían en gran medida la posibilidad de responder tanto a la diversidad  de modelos de ocupación característica en nuestra sociedad, como al factor tiempo; es decir, la posibilidad de cambio y transformación de la vivienda.

Por último, cabe mencionar también como la distinción de estos dos momentos constructivos en este tipo edificatorio, ha provocado el desarrollo de todo un subsector de elementos secundarios para la compartimentación de los interiores; falsos suelos y techos, tabiques y muebles desmontables industrializados, sistemas de canalización para las instalaciones etc.. Una tecnología específica que, porque no, podría ser también adaptada a la construcción de viviendas.

En definitiva, por medio de este proyecto, se ha pretendido exponer una serie de procedimientos y estrategias proyectuales hoy en día comunes en los edificios de oficinas pero apenas explorados en el ámbito de la vivienda. El proyecto de vivienda colectiva puede aprender mucho del proyecto de oficinas, no como una reproducción directa de todos sus planteamientos–lo que nos impediría dar respuesta a otras necesidades básicas y valores representativos característicos de la arquitectura residencial-, sino para apropiarse y adecuar a sus requerimientos algunas de las innegables ventajas que desde el diseño, la gestión y la construcción ofrece este tipo edificatorio.

1. Paricio,Ignacio.La vivienda:programa y tecnología..Cataluña:ITCC,1998.

Referencias

Leupen,Bernard e Heijne,Rene e Van Zwol,Japser Time based architecture.Rotterdam:010 Publishers,2005.

Paricio,Ignacio.La vivienda:programa y tecnología..Cataluña:ITCC,1998.

Solids website.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s